Corrientes analiza las alternativas para contener el brote de covid-19

ESPERAN MÁS RESULTADOS SOBRE ÓMICRON

El gobernador retomará su agenda esta semana y se espera que reúna a su gabinete y al Comité de Crisis. El Gobierno ya tiene listo un plan A y un plan B de cara la evolución de la pandemia.
Con el 25 de enero como fecha estimada para el pico de contagios del covid-19, las autoridades de Corrientes definen una estrategia para afrontar los impactantes números de la tercera ola de la pandemia, que, sin embargo, no repercute en un elevado nivel de internaciones. Pero ante cualquier eventualidad, el Gobierno provincial tiene un plan A y un plan B.
No habrá duras restricciones y son pocos los que hablan de las medidas por fases. La primera decisión que tomó el Gobierno fue avanzar en el diseño de más obras en el Hospital de Campaña, sumar esas 100 camas a distintas salas que se había anunciado en 2021.
Apenas se confirmó la posibilidad de que la cepa Delta desplace a la Manaos, el ministro de Salud Ricardo Cardozo apuró una reunión con el ministro de Obras y Servicios Públicos, Claudio Polich, para tener listo un plan de contingencia si el brote se disparaba.
Convocar a más profesionales de salud, habilitar salas covid en otros hospitales y en centros privados, son alternativas que siguen en carpeta si la situación llega a complicarse.